martes, 31 de mayo de 2016

Poema de varias noches en vela


Iba a decirte esto a la cara
pero tantos te quieros mentales
llenaban de emocion mi todo
y no dije nada.
Iba a preguntarte
cómo lo has hecho.
Lo de ser LA persona
y también lo de que
seis mil millones dejen de ser
y de estar
cuando tú me miras.
Esa mirada que veo
cuando cierro los ojos
y sonrío...

Iba a negarme a creerlo.
A admitir un mundo posible
sin ti
pero no habria poemas que escribir
ni sentido, ni razón
a la que no atiendo
como chaval de ultima fila
que cree que todo lo sabe
hasta que le preguntan.
"No tengo ni idea", respondo
y me da miedo tenerla,
también tenerte y sentirte menos libre
aunque de quién van a ser esas manos
sino del mundo
por quien luchas y trabajas,
en quien crees.
Iba a gritar solamente
por conocerte
por tener la suerte
de saber de ti cada día,
por pensarte y sentir,
aún, todavía.
Siempre.

Iba a quererte un rato
cuando apareciste
con esa carita simpatico
y resulta que una vida
podria ser demasiado corta
Y los tres primeros años,
un segundo
y mil besos
para el postre.

martes, 11 de agosto de 2015

Escribirte lo que siento


Decir te quiero
sin decirlo,
tan solo insinuarlo…

Completar el vacío de la palabra
con un silencio que se hace música
de la que solo nosotros
sabemos componer
y echarnos a bailar
sin movernos.
Bailar por dentro.

Subir y bajar
llanear
y llegar contigo
perdernos
y que nadie nos encuentre.
Corregir al viento
para que nos sople
un secreto a favor
solos tú y yo
agotados y felices.

Salir al mundo
levantar juntos el puño
desmarcados
de borrachos de turno
cuya lucha consiste
en vencer al finde.
Encontrarnos en lo profundo
aunque las formas
lo deformen.

Tener un proyecto
o que lo tengas
y lo compartas
para montarlo
mentalmente juntos.
Sentir la vida
al otro lado del teléfono
okupar mi pensamiento.
Desalojarnos
y habitarnos por dentro.

Descubrir que la ley
está para incumplirla
empezando por eso
de que ésto
es solo el principio
y que “ya verás”.
Buscar el motivo
que separa el sueño
de lo que es real.

Dejar de perder el tiempo.

Escribirte lo que siento.

viernes, 20 de marzo de 2015

Entre nosotros


Entre quererte
y querer que
mis palabras
te lo muestren.
Entre mi mente
tu nombre
y entre mis labios
los tuyos, siempre.
Entre segundos
te cuelas y
el tiempo, detenido
nos observa
como lo hace Vallecas,
como nos mira Madrid
cuando nos sentamos
en "las tetas".
Entre saberte
único verso de mi universo
perfecta y necesariamente
discordante.
Entre acordes felicitarte
o felicitarme por merecerte.
Entre ratitos te escribo
a cada instante
te pienso.
Entre nosotros:
te quiero.

domingo, 11 de enero de 2015

Está pasando


Algo nuevo está pasando
o eso bien desea ser.
Música de fondo acompaña
como todo lo que va a nacer.

Madrid bautizado
con el sol que amanece.
Esta ciudad sería
si fuese:
siempre alerta
en movimiento
de la mano del mejor
(él no es nuevo).

Hay voces
que están pasando
escucharlas
es lo que quiero
y el campo de trabajo,
quizá,
un buen lugar
para hacerlo.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

SILENCIO




¿Quién soy?
¿Cuánto de mi he de dejar morir?
En la frialdad de la rutina,
allí, me preocupo.
Al calor de tu Palabra,
aquí, me pregunto.
Que llueva,
que llueva y no pare.
Que salga yo a mojarme,
que la sequía agotadora
con tus gotas se calme.

¿Quién eres?
Unos dicen, otros cuentan,
eres más que lo que digo,
más de lo que cuento,
te vivo y eres nuevo
cada día
más allá de respuestas aprendidas.
Sí, eres la Vida.
Me acompañas, me abarcas,
me llevas.
Me compones, me inundas,
me elevas.
"No te perdí
porque estabas dentro".
Desde dentro hacia fuera
fluyes y entrelazas.
El latir desenfrenado
tu voz lo acompasa
al tiempo de lo eterno.
En el silencio de una mirada
de recién nacida
te encuentro,
y Tú naces cada día
con la originalidad de Creador
y yo buscándote en modelos
y tú susurras la palabra
AMOR.

Has transformada lo más hondo,
te he prestado una linterna
y, con ella,
has iluminado mi vergüenza
más oculta,
me has obligado a decidir,
a descartar mi apego,
a pedir perdón,
a decir te quiero.
He perdonado con el alma
y cuando mi alma dormía
al perdón
tu amaneciste despierto
y diciendo: " ahora es el momento".

Y río y sonrío,
que los ángeles me oigan.
Gracias, Señor, por el silencio,
por el leve tintineo
que resuena dentro.
Gracias por compartir
esta mañana.
No te vayas lejos.
Te necesito.
Te quiero.

miércoles, 23 de abril de 2014

No hay paz

Habláis.
Escucho.
Mentís.
Callo.
Y el silencio quema
pero ya nada arde
porque esnifáis cenizas del pasado,
vivido o contado.
Se oscurecen las mentes.

Habláis.
Escucho.
Mentís.
Escribo.
Basta
de podar vástagos
alcanzables e inocentes.
¿La vida es para los pudientes
de tronos eternos?
Morís por Poder.
Gritáis ¡muerte!
de aquel que un día,
que una vez.
Libres de mancha vosotros,
traicionados,
vuestros sudores
mal pagados:
pobres,
lástima.
Incomprendidos
víctimas
de manos no tendidas
en el momento adecuado
a la hora solicitada.
Y miro su ser
y siento
silbante
la brisa doliente.
Puro
conflicto
interno
permanente.
Odio,
rabia,
venganza.
He visto esto antes
no hay paz en sus almas.

domingo, 2 de febrero de 2014

¿Es posible ser feliz?


                                                 ...  Without love I am half human without love I'm all machine ...
                                                                                                                                   (Johnny Cash)
                                                                                                    
¿Es posible ser feliz?
Así, sin interrogantes
ni aclaraciones.
De forma constante.
Sin altibajos
ni interrupciones.

Y la respuesta
acude a mi mente
en formato imagen
del atardecer abulense,
en ese sereno susurro
en que se dicen
los te quieros,
en esos segundos
en que me elevas
a donde no hay tiempo
y tú,
en posición de
"hoy te llevo"
y yo...
yo me dejo.
Porque este tren
sin maquinista
viaja despreocupado
nosotros, sus vías,
uno a cada lado.

Mira,
mirarte confirma
que la magia existe
y el papel se impregna
de letras
que no abarcan,
por más que intento,
que no alcanzan
a describir lo que siento
sabiéndote ilusionado
a pesar de los pesares
que pesan menos compartidos.
Dulces los sonidos
que introducen al caos
un viernes
tras una semana
sin verte.
Y "una y otra vez
me arranco despacito
a sentir
que nada necesito"
porque caminas,
ríes, lloras
conmigo
y de mí formas parte.

¿Cómo puedo agradecerte
el año que me has regalado?
Con este poema
como colofón
de unos meses de inspiración
aquí recogida.

Gracias, mi chaval,
mi amigo,
mi moreno,
peregrino.
Gracias, gracias,
¡GRACIAS!
te digo
y repito:
¿es posible ser feliz?
sí, contigo.